Salud

Hospital de Puntarenas refuerza la capacidad de atención con estrategia de reconversión y expansión para la atención dual como centro médico

  • Hospital se ha venido reforzando en equipamiento e infraestructura para reforzar capacidad de respuesta en la atención de pacientes moderados, severos y críticos por COVID-19.
  • El montaje de módulos de la Unidad Médica Móvil permite ampliar la capacidad instalada de la Unidad de Atención Diferenciada (UNAD).
  • Centro de Atención de Emergencias y Desastres (CAED) de la Caja Costarricense de Seguro Social, brindó el apoyo correspondiente al cuerpo de brigadas del hospital porteño para mejorar el proceso de atención.

La situación epidemiológica del país ha hecho que la Caja Costarricense de Seguro Social implemente la estrategia de reconversión y expansión de camas en hospitales regionales. Así las cosas, el hospital de Puntarenas se une a otros centros médicos de la red hospitalaria convirtiéndose de manera oficial en hospital con atención dual, lo que significa que se dará atención a pacientes positivos por SARS-CoV-2 que requieran abordaje intrahospitalario, garantizando la continuidad en la atención de las otras enfermedades. Dicho proceso había sido anunciado desde días atrás por el Gerente Médico de la institución, Dr. Mario Ruiz Cubillo, y este fin de semana se ha iniciado formalmente con la implementación en el Hospital Monseñor Sanabria luego de meses de preparación, donde se han realizado importantes mejoras en infraestructura, equipamiento y capacitación del personal.

Como parte del plan de equipamiento en general en el que trabaja el centro médico y así reforzar su capacidad de atención, se ha adquirido, con el apoyo del nivel central y mediante gestión local, equipamiento e insumos para mejorar el abordaje de pacientes afectados por COVID-19 y otras patologías, equipos como lo son cánulas de alto flujo y ventiladores de última generación para uso pediátrico a adultos, y así poder manejar pacientes agudamente enfermos desde el punto de vista ventilatorio. El jefe del servicio de Medicina, Dr. Esron García agregó: “estos equipos van a reforzar la atención de pacientes con COVID-19, pero son equipos que se pueden utilizar en cualquier paciente, es parte del equipamiento del hospital para hacer frente a la situación actual”.

Adicional a la adquisición del equipo médico, se instalaron módulos de la Unidad Médica Móvil que la institución administra a través del Centro de Atención de Emergencias y Desastres (CAED), para ampliar la capacidad instalada de camas en la UNAD (Unidad de Atención Diferenciada) y a la vez reubicar áreas de laboratorio clínico que fueron remodeladas para la instalación del laboratorio de Análisis Molecular que ha venido a mejorar la capacidad diagnóstica de este centro; esto para poder continuar con la estrategia de atención, que permita atender a los pacientes que ingresan por COVID-19.

El Dr. Randall Álvarez Juárez, Director General del centro médico, indicó: “Nos hemos venido preparando y habilitando paulatinamente áreas de trabajo para garantizar el mejor servicio a la población, apegado a la estrategia nacional para la atención de esta pandemia. Sabíamos que iba a llegar este momento, razón por la cual, desde hace más de ocho meses, reforzando al personal con capacitaciones, gestionando equipo médico de alta gama, definiendo la mejor ruta a seguir para la atención en función de los procesos de trabajo, tanto de pacientes con diagnóstico por COVID-19 o bien otras patologías; hemos diseñado una estrategia que nos permite continuar brindando la prestación de servicios ahora redefinida por todos los protocolos que debemos mantener para garantizar las mejores condiciones y evitar la diseminación de este virus en la medida de las posibilidades, tanto entre compañeros como nuestros usuarios”, agregó el galeno quien cuenta con un equipo comprometido para continuar al frente de la primera línea de batalla contra este virus a pesar de la situación difícil que está viviendo el país actualmente.

A la vez, se destaca el hecho de que, ante la identificación de casos positivos en funcionarios, el equipo de Medicina del Trabajo, Gestión Ambiental y Epidemiología, realiza el cerco epidemiológico y el aislamiento oportuno de casos con el fin de detener el riesgo de contagio, identificando los nexos que puedan existir con el paciente positivo, así como el aislamiento preventivo, el trabajo para disminuir la propagación del virus.

UNAD:

La Unidad de Atención Diferenciada, fue la primera estrategia desarrollada por este centro médico para tener control con el ingreso de toda persona usuaria al hospital. De acuerdo al flujo de ingreso, las personas deben reportarse en el puesto A (Puesto de Derivación), donde se realiza una serie de preguntas que permiten identificar presencia de síntomas sospechosos, si el paciente cumple con definición de caso, se envía al puesto B, donde se le realizan la entrevista a fondo y se procede a aplicar la prueba, misma que gracias a la implementación de la Unidad de Biología Molecular en el hospital de Puntarenas, permite tener el resultado en menos de 24 horas.

En el puesto C conocido como UNAD-C se reciben pacientes positivos o bajo sospecha, que presentan una condición médica comprometida, en dicha unidad se mantenía una capacidad máxima de 6 camas. Dada la situación país y la apertura del centro médico como hospital de atención dual, es que las autoridades del nosocomio y la institución habilitaron la Unidad Médica Móvil para tener mayor capacidad en dicho puesto y poder mejorar los flujos ante un crecimiento del número de casos.

UNAD-H

El centro médico readecuó un área hospitalaria, ubicado en el módulo 3 de hospitalización con el fin de brindar una atención hospitalaria de calidad para pacientes positivos por COVID-19, cuidando detalles para controlar el riesgo de contagio en los bloques restantes para atención hospitalaria, prestando atención en los flujos de trabajo y dinámica de los servicios, tanto del personal como de pacientes, velando por mantener la bioseguridad de las personas que convergen en el área. No está de más indicar que el área cuenta con entrada y salida de pacientes y funcionarios independiente al resto del sector de hospitalización.

Dicha unidad cuenta inicialmente con cuatro cubículos, que suman 24 camas para atención de pacientes positivos por COVID-19 en una primera fase y una capacidad de crecimiento a 2 cubículos adicionales, donde dos de seis cubículos están diseñados para la atención de pacientes en condición severa, además, uno de los cubículos está predispuesto para la atención de pacientes de ginecobstetricia y pediatría según sea la necesidad.

“Tanto los pacientes como las familias deben confiar en nosotros, estamos dando nuestro mayor esfuerzo, cuidando los detalles para atenderles de la mejor manera y ayudarles a salir con bien de acá (UNAD-H), fueron las palabras del enfermero jefe, Jairo Espinoza Piñar; quien, junto al equipo de enfermería y médico, se mantienen en la Unidad de Atención Diferenciada Hospitalaria, con todas las medidas de prevención correspondientes, acatando los lineamientos establecidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Este contenido esta protegido